Responsa – Comunidad ELD

El blog de la Libre

La gestión de negocios como acto jurídico

Mucho se ha hablado sobre la clásica distincion entre acto y hecho jurídico voluntario. Escapando los límites de esta publicación, sólo recalcaré que la diferencia esencial, es la atribución que el derecho le hace al elemento voluntad, siendo en el primero la esencia misma de la producción de los efectos jurídicos, e irrelevante para la producción de los mismos en la segunda. (pensemos en un contrato como ejemplo de acto jurídico, y la procreación en el segundo)

La gestión de negocios nos ha sido enseñada como un hecho jurídico voluntario, y nos han dicho siempre que tan es irrelevante la voluntad del gestor del negocio, que una vez iniciada esta (la gestión), la deberá seguir el gestor en todos y cada uno de sus pasos. (borja soriano)

Admitir lo anterior como diferencia específica, sería como decir que un contrato bilateral es hecho jurídico voluntario, símplemente porque en caso de haberse celebrado, las consecuencias en caso de no ser cumplidas, pueden ser coactivamente exigidas independientemente de la voluntad del deudor, pensemos en el pacto comisorio tácito…

Más interesante es imaginar ejemplos donde es claro que la voluntad en el gestor de negocios es el elemento definitivo para la configuración de ésta, imaginemos el típico ejemplo del vecino con la casa en llamas, en donde voluntariamente acudo a apagarla, rompiendo incluso una puerta, gestión de negocios.

Ahora, ¿qué pasa si en efecto, la casa se apaga y también, a mis expensas, pero de manera totalmente desconocida para mi? imaginemos que hay una inundacion en mi casa y esta se llegare a pasar a la flamante casa de mi vecino, ¿gestión de negocios?

El supuesto en uno y otro caso es el mismo, la única distinción es el elemento volitivo, es importante tener en cuenta que en ambos casos la tutela jurídica es evidente, siendo la gestión oficiosa por un lado, y el enriquecimiento ilegítimo por el otro.

Otro punto a favor de dicha teoría, es que tan es elemento configurativo de la figura la voluntad, que el error como vicio de la voluntad le es totalmente aplicable, curiosamente borja soriano, quien sostiene la teoria de la gestión como hecho jurídico voluntario menciona que si el gestor pensando que la cosa es suya atiende el caso, y despúes se percata de lo contrario, es entonces que no está obligado a continuar.

De todo lo anterior, una conclusión importante es que vale la pena distinguir entre la gestión de negocios y los posibles efectos de la misma, que pueden venir precisamente por la voluntad o independientemente de ella, valiendo dicha afirmación para cada figura jurídica que se estudie, pues uno es un elemento genético y el otro subsecuente que tiene como presupuesto la figura que se analiza.

Vale la pena mencionar que autores como Eugenio Gaudemet o José Luis de la Peza Muñoz Cano sostienen la teoría en análisis, y admitiendo lo discutible de la misma sostengo que la gestión de negocios es un acto jurídico unilateral, quizás sea más interesante el tema del concubinato…

¿Y todo para qué? la verdad es que aparte de ser una interesante discusión de laboratorio, permitiría que la gestión fuera regida por el artículo 1859, al serle aplicable a todos los actos jurídicos el régimen legal de los contratos, en cuanto le fueren semejantes y no contravengan su naturaleza.

Jorge Orozco (3º)

Anuncios

septiembre 7, 2009 - Posted by | Derecho | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: