Responsa – Comunidad ELD

El blog de la Libre

HOY ESCRIBE – Lic. Eber Betanzos (5º) – “La Ragazza”

Nos da un gusto enorme recibir la primera colaboración de un maestro de la Libre. Se trata del licenciado Eber Betanzos, maestro adjunto a la clase de Historia del Derecho Patrio (5°) que imparte el licenciado Villalpando. Hoy nos hace favor de compartir con nostros un cuento de su autoría: “La Ragazza”. Espera que lo disfruten y le hagan llegar sus comentarios por éste medio.

Polo G.G.

La Ragazza

Era verano, él viajaba a Puerto Escondido –la famosa playa de olas gigantescas del estado de Oaxaca-. Venía de la ciudad de ****para encontrarse con su “detalle”, quien llegaría en la noche. El avión había hecho una escala en Culiacán para subir nuevos pasajeros. Mientras aguardaba que el vuelo reiniciara, colocó en el porta-revistas el libro que leía –La Iliada, en una edición en francés de 1700 que ella le había prestado después de mucho insistirle. Le había advertido que “lo mataría” si algo le pasaba-. Cerró los ojos y la imaginó en la arena, con los ojos ocultos tras sus gafas oscuras de diseñador, escuchando la mar, mientras él exploraba entre las nubes retratos de seres fantásticos. Una voz hermosa de mujer atajó sus pensamientos. Abrió los ojos y descubrió a una preciosidad; más bella que Venus, más sensual que Helena de Troya, dirigiéndose hacia el centro del avión –donde él estaba-. Pasó de largo. Escuchó que consultaba con la aeromoza cuál era su lugar. De pronto, ella estaba junto a él. Con sus ojos grandes y expresivos; su pelo rubio, largo y ondulado. Notó que su blusa se estrellaba en su cuerpo hasta querer reventar. Con sensual dulzura ella le preguntó si le ayudaba por favor a subir su maleta al portaequipaje; lo que le permitió concentrarse inevitablemente en  ella.  Sus formas de mujer eran perfectas; ni más, ni menos. En su rostro traslucía una gracia muy bella. Cayó su bolsa al piso, lo que la hizo inclinarse rápidamente a levantarla.  Entonces miró una minúscula tanguita negra que se asomaba entre sus pantalones vaqueros. –Que delicia, pensó él. Al encontrar su bolsa se levantó y le pidió cortésmente permiso para pasar a su lugar, al lado de la ventana. Él cerró los ojos, imaginándose mirando flores en un jardín botánico, embelezado por el gozo estético que le producía su belleza. Eran flores raras, pero muy bonitas. Ella interrumpió sus pensamientos. –Soy Catalina, me dicen “La ragazza”. -Yo soy Lucio. Él no tenía intensión en entablar una conversación; pero ella sí. Le platicó su vida, que se dirigía a Pochutla a estudiar biología marina; que era la primera vez que se subía a un avión y eso la aterraba; viviría con unas amigas; le asustaba estar lejos de su familia; amaba bailar… Él sólo escuchaba, complacido y emebelezado por su belleza. De pronto, la cabina del avión se obscureció y comenzó a moverse bruscamente. Catalina se abrazó a él con firmeza. Lucio contestó –no te preocupes, es sólo una turbulencia. Ella le dijo –Por favor abrázame. Olía delicioso, estaba preciosa, ¿sería que era una nueva llamada al amor? Así permanecieron un largo momento; que para él fue casi un suspiro. Los interrumpió una aeromoza, quien pícaramente les dijo: -Perdón lo inoportuna, quieren algo de tomar. –Jugo, expresaron los dos al mismo tiempo; luego se rieron. Ella le dijo –A que no te atreves a decirle que soy tu novia. Él se sonrojó y le tomó la mano cariñosamente. Durante el resto del vuelo siguieron platicando, con las manos juntas, de sueños y quimeras marinas fantásticas; hasta que el vuelo aterrizó. Se despidieron con un beso. Ella se lo dio en el filo de los labios y la mejilla. Lo abrazó con fuerza y le dijo: -Por favor llámame. Te apunté mi teléfono en el libro que leías. Él se quedó atónito. Le dijo adios con una gran sonrisa y miró el libro que traía entre sus brazos; el que ella –su “detalle” le había prestado-. No se dio cuenta en qué momento escribió su teléfono en la portada del libro, con pluma rosa fluorecente, envuelto en un gran corazón: Catalina: 04343535643

Anuncios

septiembre 11, 2009 - Posted by | literatura | , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: